Reciba nuestros temas por correo electrónico, ingrese aquí su dirección:

Revisando las formas en que solucionamos problemas

Tengo haaambreee…Cuando un bebé recién nacido tienehambre losolucionallorando, más adelante pide comida, después se la sirve, más tardela puede cocinar y algunos hasta alcanzan la categoría de chef.

Evidentemente entre llorar indiscriminadamente y tener alcances de alta cocina hay una evolución, la solución se hace más específica y sofisticada.

¿Y si el problema no fuera hambre, sino soledad, vergüenza, culpa, celos, etc.? ¿Cómo lo soluciona ahora? ¿Usa las mismas respuestas que hace cinco, diez, veinte años?

Pedir la sal con un gruñido sugiere poca evolución. Pedir compañía provocando lástima también.  Quizá convengaactualizar el programa para buscar soluciones mas creativas y solventes.

¿Usted qué opina?

Categorías: Pensando en voz alta

Deje una respuesta