Reciba nuestros temas por correo electrónico, ingrese aquí su dirección:

El que mucho se despide…

… ¿pocas ganas tiene de irse?A usted seguramente le resultará familiar esta escena.

Una reunión termina y nunca falta el invitado que se despide, obvio, para irse.  Pero ¿cuánto tiempo pasa entre el momento en que éste se despide por primera vez y el instante en el que realmente se va?

No me lo va a creer, pero hay quien se despide haciendo escalas: informa que se va en la sala, lo ratifica en la puerta de salida y lo confirma en la del auto. Cada escala puede durar varios minutos… tantos, que puede llegar a exasperar a quienes vienen con él e incluso a sus anfitriones.

Al menos a mi me ocurre cuando soy acompañante o anfitrión de alguien así. ¿Seré normal? ¿Será mi neurosis?

¿Podría usted compartir su opinión o su posición al respecto?

Categorías: Pensando en voz alta

Deje una respuesta